Los mejores rizadores de pestañas y cómo usarlos

El rizador de pestañas es tu mejor aliado. Aunque a primera vista no sea una herramienta muy coqueta, usándolo de forma correcta, vas a lucir unas pestañas de infarto.

El rizador, unido a una buena máscara de pestañas, harán que parezca que llevas pestañas postizas, ya que se verán más rizadas, largas y espesas.

Y es que si hace más de 80 años que se usa, y es el utensilio básico de los grandes maquilladores, por algo será. ¿No te parece?

Igual no te has parado a pensarlo, o a usarlo mejor dicho, pero antes de echarte laca o espuma te peinas ¿verdad?

O antes de fijar las cejas las perfilas, ¿no?

Pues de igual modo, antes de usar rímel, deberías rizar tus pestañas.

Así que si nunca te has atrevido a usarlo pensando que te vas a hacer daño en los ojos, o que se te van a partir las pestañas, te invito a que leas este post.

Los mejores rizadores de pestañas

Aquí vas a aprender a usar el rizador de pestañas de forma correcta y además, sabrás cuáles son los mejores y más vendidos.

como usar el rizador de pestañas

Tipos de rizadores

  • Rizador de pestañas metálico: el que todas conocemos y tenemos por casa. Es parecido a unas tijeras y riza las pestañas al presionarlas entre una goma y un filo metálico.
  • Rizador de pestañas de plástico: este es algo más moderno, funciona prácticamente igual pero al ser de goma da la sensación que va a ser más “seguro” de usar.
  • Rizador de pestañas térmico: es igual que el anterior, de plástico, pero con calor para conseguir un efecto más duradero.
  • Peine térmico: es un pseudo-peine o cepillo que gracias a su pequeña resistencia de calor en la punta consigue un efecto más curvo. Además se puede usar después de la máscara.
PROS CONTRAS
Rizador metálico Muy efectivo en volumen y duración. Su forma y material da sensación de doloroso
Rizador plástico Amortigua el impacto entre dedos, piel y herramienta Puede ser más endeble y curvar menos que uno tradicional
Rizador térmico Gracias al calor aporta más volumen. Hay que esperar que se caliente
Peine térmico Sencillo de usar y con un efecto más duradero Hay que esperar que se caliente

¿Cómo usar el rizador de pestañas?

Es evidente que debes utilizarlo antes de ponerte rímel, ya que las pestañas deben estar limpias a la hora de usarlo para evitar así posibles daños.

Piensa que si lo usas con la máscara puesta, algunas pestañas se quedarán pegadas y al retirar el rizador, se partirán. Por no hablar que la curva no será natural sino que se verá forzada, quedarán pegotes y no será un acabado limpio.

Debes acomodar las pestañas sobre la almohadilla del rizador guardando una distancia de seguridad con la piel para evitar pellizcos.

Presiona levemente durante unos segundos para dar forma a las pestañas. Pasado este tiempo, deja de presionar, abre el rizador ligeramente antes de retirarlo para no dar tirones, y separa con cuidado.

Como truco te diré que puedes rizar en dos partes para crear aún más volumen. Primero presiona en la base de las pestañas y una vez acabes, presiona en las puntas, así conseguirás una curvatura más abierta. Si tienes las pestañas muy largas puedes rizar también en la mitad.

Y te voy a dar otro truco más para que te vayas de aquí sabiendo todo lo que hay que saber:

El mejor momento para rizarse las pestañas es al salir de la ducha porque la humedad y el calor hacen que estas se rizen mucho mejor.

¡De nada!

Una vez rizadas ya solo te queda aplicar bien la máscara de pestañas para que no se corra y aguante todo el día, o la noche.

¿Cómo calentar el rizador de pestañas?

No sé si has oído esto alguna vez, pero es otro de esos trucos profesionales que hacen que el maquillaje dure más. En este caso lo que se consigue con el calor es que el efecto que ofrece el rizador dure algunas horas más.

Calienta con el secador el cabezal del rizador de pestañas y cuando este esté caliente será el momento de rizarlas. Siempre con cuidado de no quemarte.

¿Cómo arreglar un rizador de pestañas?

La almohadilla es la parte más importante del rizador de pestañas, si está en mal estado no conseguirás un buen resultado y  corres el riesgo de que se te partan pestañas.

Así que cuando veas que se empieza a deteriorar, cambia de rizador.

Hay rizadores que incluyen recambios así que solo tendrás que cambiar esa parte. Si no es así, debes comprar uno nuevo, no hay forma de arreglarlo.

De vez en cuando también es conveniente que limpies con agua y jabón la almohadilla para evitar que la suciedad deteriore antes de tiempo la goma.

¿Es malo usarlo?

No. Y si lo piensas, más malo sería usar rímel ¿no crees? A fin de cuentas es un producto que está lleno de ingredientes derivados de químicos que te estás poniendo en los ojos.

Lo malo del rizador es no usarlo bien.

Solo tienes que tener cuidado de no darte en los párpados porque puedes hacerte daño. Esos pellizcos duelen cosa mala y es una zona delicada.

Como ya te he explicado, debes rizar con las pestañas limpias, y sin máscara para evitar roturas.

No aprietes como si no hubiera mañana. Es cierto que tienes que presionar para conseguir la curvatura, pero con delicadeza y teniendo cuidado al retirar.

Si no tienes tiempo, mejor olvida este paso, las prisas nunca traen nada bueno y en maquillaje puede acarrear desastres.

Pero lo que sí es primordial, es invertir en un buen rizador. Parece una herramienta tonta, pero igual que bien usada es un lujo, un mal rizador te puede traer pérdida de pestañas o roturas.

Rizador de pestañas de Mercadona

rizador pestañas mercadona

La cosmética de Mercadona tiene todo lo que necesitas para que tu maquillaje sea perfecto, y obviamente no podía faltar el rizador de pestañas.

Tiene la forma clásica de tijera y puedes encontrarlo en 2 colores: verde y rosa. El precio del rizador de pestañas de Mercadona es de 4,50€ y trae 2 almohadillas de recambio.

Es uno de los productos estrella de Deliplus, ya que cumple su función perfectamente y tiene un precio asequible a todos los bolsillos.

Sí que es cierto que la curva de la pestaña no te va a durar tanto como con otros de alta gama más precisos, pero con hace perfectamente el apaño durante varias horas.

El mejor rizador de pestañas

Es complicado elegir el mejor rizador. ¿Por qué? Porque posiblemente cada una de nosotras tengamos una visión diferente, dependiendo del tipo de rizador que más nos guste.

Si no te apañas con el rizador eléctrico, o no te gusta que sea de plástico, o solo lo usas de metal… cualquiera de los que se reflejen en este post, probablemente, no van a ir bien con tu gusto. Pero por eso, he seleccionado 3 diferentes para que puedas elegir el mejor de entre los mejores.

Otros contenidos que te pueden interesar:

El rizador de pestañas Bestope es el más vendido y mejor valorado por usuarias. 

La mezcla perfecta entre sencillez e innovación.

Lo que más destacan sus usuarias es que su almohadilla de silicona trata con delicadeza las pestañas, evitando que estas se caigan o rompan.

Es la herramienta perfecta porque su agarre facilita el control sobre la presión que se ejerce en las pestañas.

Un rizador de acero de alta calidad a prueba de golpes y caídas. Además, incorpora dos almohadillas adicionales para que intercambies cuando sea necesario y puedas prolongar más su vida y su uso.

PROS
  • Almohadilla de silicona que protege las pestañas
  • Mango en forma de tijera que facilita su uso
  • Almohadillas de recambio
Contras
  • Las almohadillas no sobrepasan el mes de duración

Solo necesitas una pila AA para empezar a usar el rizador de pestañas Kekesu. Debes dejar que caliente unos 30 segundos para que tome calor y el resultado sea óptimo.

Consigue elevar tus pestañas gracias a su diseño en forma de cepillo. Solo tienes levantar las pestañas con el rizador durante diez segundos para conseguir el efecto deseado.

Aunque funciona igual de bien en todos los tipos de ojos, si tienes las pestañas muy cortas, este es tu riador ideal porque te ayuda a curvarlas desde la raíz.

Si no tienes maña para los rizadores clásicos en los que tu tienes que hacer la fuerza, uno eléctrico es la mejor solución a tus problemas.

PROS
  • Perfecto para las pestañas más cortas.
  • Tu no tienes que presionar, el rizador lo hace todo
Contras
  • Necesita pilas y hay que esperar que se caliente

Que su forma “rara” no te engañe. El rizador de Ardell curva las pestañas durante muchas horas sin que estas sufran ningún tipo de daño.

Activando un pequeño interruptor, la almohadilla empieza a calentarse y se va poniendo transparente, indicando que está lista para que la uses.

Ya solo tienes que colocar tus pestañas y esperar unos pocos segundos. El resultado es verdaderamente efectivo. Unas pestañas curvas y rizadas a la perfección.

PROS
  • Cuida tus pestañas
  • Pestañas curvas mucho más tiempo
Contras
  • Hay que esperar que se caliente
  • Puedes llevarte algún pellizco si no colocas bien el rizador
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Deja un comentario