Té Kombucha, qué es y para qué sirve

El té kombucha, o kombucha, es una bebida fermentada de sabor un tanto ácido. Se obtiene a base de té endulzado fermentado por la acción de una colonia compuesta por varios microorganismos como bacterias y hongos, que van creciendo hasta formar un cuerpo de aspecto gelatinoso que queda en la superficie.

propiedades del te kombucha

En la antigüedad era conocido como ‘hongo de la inmortalidad‘, sobre todo en China, u ‘hongo del té’ en Japón y Rusia. Parece ser que procede de la región de Manchuria, en el extremo oriental de China, donde se bebe de forma tradicional y donde además es un ritual para algunas etnias de la zona. No llegó a Europa hasta principios del siglo XX

El halo misterioso, lejano y medicinal hacen que la Kombucha haya adquirido fama de milagroso. Incluso se ha relacionado con la inmortalidad por su nombre chino.

Dicen que es buena para los desarreglos intestinales, para la piel, para evitar la caída del cabello, para el vigor sexual… Dicen que previene el cáncer, y que refuerza el sistema inmunitario, pero siento decirte que de inmortal no tiene nada.

La inmortalidad es para la colonia gelatinosa de bacterias, que se regenera y sigue activa si se la alimenta adecuadamente con té y azúcar.

En el Instituto de Epidemiología de Kazajstán, un médico ruso en el año 1952, extrajo del hongo la sustancia activa llamada medusomicetina, que sí resultó tener propiedades antibióticas contra estafilococos, tifus, paratifus A y B, disenteritis y difteritis.

Posteriormente, en el 1956 otro médico ruso, N. M. Ovchinnikov, comprobó mediante ensayos con conejillos de indias que la kombucha retrasa el desarrollo de la tuberculosis.

Poco más se sabe, al menos científicamente, aunque parece ser cierto que aporta algunas vitaminas y sobre todo probióticos, los microorganismos que contribuyen a mejorar la salud de nuestra flora intestinal.

Té Kombucha, beneficios y propiedades

Al ser una bebida probiótica mantiene en equilibrio la flora intestinal, el sistema inmunológico y mejora la digestión.

Es rico en vitaminas y minerales, entre los que destacan las vitaminas del complejo B que nuestro cuerpo necesita para el funcionamiento del sistema nervioso y muscular, y la vitamina C, el hierro, el zinc, el cobre y el manganeso.

  • Aporta propiedades probióticas.
  • Es antioxidante.
  • Favorece la digestión.
  • Bueno para la salud digestiva.
  • Desintoxica el hígado y la sangre.
  • Mejora el sistema inmunológico por su alto contenido en vitamina B12 y enzimas.
  • Fuente de glucosaminas que alivian el dolor y la inflamación.
  • Beneficia la salud cardiovascular.
  • Estimula la circulación.
  • Aumenta el bienestar.
  • Elimina las agujetas.
  • Equilibra la acidez.
  • Activa las funciones del páncreas.
  • Facilita la absorción de minerales.
  • Activa las defensas del cuerpo.

¿Cuáles son sus ingredientes?

Té, azúcar, y agua mineral son los ingredientes de la kombucha, además, tanto los envasados, como los caseros tendrán el añadido de zumos naturales y orgánicos de diferentes sabores, frutas o incluso hiervas.

¿Tiene contraindicaciones?

Cuando la kombucha es casera, algunos expertos aseguran que puede ser sumamente tóxico si no se tiene experiencia en el manejo de la colonia de bacterias y no se es del todo higiénico en el proceso.

Y es que al ser un organismo vivo la kombucha puede recibir durante su fermentación numerosas contaminaciones de bacterias y hongos que pueden ser perjudiciales para la salud. Si lo tomas demasiado pronto, corres el riesgo de intoxicarte.

Con cierta frecuencia se detectan contaminaciones por el moho Aspergillus, que genera aflatoxinas hepatotóxicas, de ahí que no sea una bebida apta para enfermos con problemas hepáticos ni renales.

Parece ser que también hay contaminaciones por bacterias del género Salmonella, Shigella, Staphylococcus aureos, Helicobacter pylori y varios patógenos más especialmente peligrosos.

Algunas personas, después de la ingesta de kombucha han padecido ictericia, náuseas, dolor de cabeza y cuello, vómitos, y síntomas propios de una reacción alérgica que desaparecen, eso sí, en cuanto se cesa su consumo.

Vamos, que más que un milagro, si se hace artesanalmente en casa, puede ser peligrosa. Los médicos recomiendan que no la tomen las personas con el sistema inmunitario deprimido. Según parece personas que consumieron esta bebida, acabaron con problemas intestinales y hepáticos en enfermos de VIH y hepatitis.

¿Cuándo y cómo tomar?

Ten en cuenta que es una bebida probiótica y funcional, pero eso no quiere decir que a pesar de sus beneficios, debas tomarla como un jarabe milagroso o como una medicina cada 6 horas.

Si lo vas a tomar por primera vez te recomendamos que empieces poco a poco. Primero porque necesitas acostumbrarte al sabor y segundo porque, aunque no es lo habitual, puede que te provoque efectos secundarios, como notar un poco de movimiento intestinal.

En cierto que hay poca información sobre cuánta se debe tomar, pero por norma general no deberías tomar más de 2 vasos al día. Obviamente, cada persona, con el tiempo, sabrá qué cantidad es la adecuada para su cuerpo.

Dicho esto puedes elegir cualquier momento del día para tomarla como por ejemplo:

  • Por la mañana recién levantado.
  • A media mañana o a media tarde, en sustitución de refrescos.
  • Como acompañamiento en el aperitivo.
  • A la hora de comer, y así ayudarás a tu digestión.
  • Después de hacer ejercicio para reponer energía.

La Kombucha la pueden tomar los niños siempre que ésta no contenga cafeína. Se puede mezclar con agua (con o sin gas) o como si fuera un ponche.

Esta bebida contiene la misma cantidad de azúcar que un zumo de frutas, así que si eres diabético puedes tomar Kombucha, pero debes reflejar su consumo en la medición diaria.

Lo mejor es dejar que fermente más de 12 días para que desaparezca más azúcar. Aún así, nunca viene mal consultar con un médico.

¿El té Kombucha adelgaza?

Tomar kombucha no adelgaza pero sí que aporta beneficios en los procesos de adelgazamiento. Lo que debes tener muy claro es que kombucha no reemplaza la dieta saludable, ninguna comida, ni el ejercicio físico. Este té es un complemento más en tu dieta y como tal lo debes tomar.

Si lo tomas de forma regular notarás que:

  • Calma el apetito.
  • Ayuda a disminuir  la grasa corporal porque funciona como laxante.
  • Su sabor ayuda a evitar los antojos de bebidas alcohólicas y azucaradas.
  • Los polifenoles que contiene interfieren con la absorción de la glucosa proveniente del almidón. Así que a menos glucosa menos calorías.
  • Los probióticos presentes regulan la flora intestinal bacteriana (microbiota) Algo que influye directamente con la sensación de estar saciado.
  • Sus antioxidantes reducen el riesgo de desarrollar enfermedades, generalmente asociadas al sobrepeso. Sobre todo las que tienen que ver con el hígado graso, la dislipemias (colesterol y/o triglicéridos elevados), patologías cardíacas, enfermedades renales y el sistema inmune.

Hay expertos como la farmacéutica Meritxell Martí que afirman:

“Me gustaría indicar que el té kombucha, al que se le atribuyen muchas propiedades beneficiosas, se debe tomar todo a la medida y sin excesos, ya que contiene cafeína, alcohol y es una bebida probiótica en alta cantidad.”

Puedes tomarlo en cualquier momento del día, pero si buscas que el Kombucha te ayude a adelgazar, toma 1/2 vaso antes de cada comida.

No deberías tomarlo si estás embarazada o en época de lactancia, o si tienes bajas las defensas por algún tratamiento u operación quirúrgica. Tampoco pueden tomarlo los niños menores de 12 años.

te kombucha

¿Dónde comprar kombucha?

Esta bebida se ha puesto de moda y como tal, son muchas las marcas que se han lanzado a crear sus tés de Kombucha. No te será difícil encontrarla en muchos supermercados y en Internet.

Cómo está hecha de productos naturales y contiene una cantidad mínima de alcohol, se ha convertido en una bebida popular entre veganos. Pero a pesar de que esa gran cantidad de azúcar desaparece tras la fermentación, tiende a ser azucarada, así que limita su consumo a un vaso al día.

El precio de la Kombucha es un tanto elevado. Un litro, en caso de que sea concentrada (siempre orgánico) ronda entre los 10 y 30 euros, dependiendo del grado de concentración y la marca.

Las bolsitas de té suelen ser algo más económicas y unas 16 bolsas pueden salirte por 12€.

Té Kombucha Mercadona

El Kombucha Hacendado de Mercadona cuesta 2€ y te será fácil reconocerla porque tiene pinta de cerveza.

En su lista de ingredientes encontramos: kombucha (agua, cultivo de kombuchas a base de bacterias y levaduras, té verde, té colong, azúcar en bruto) glucosa fermentada de forma natural (potenciador de sabor eritol), aromas naturales (jengibre, limón) zumo de jengibre, cultivos activos.

Recuerda que es un supermercado y como tal no elabora sus productos de forma artesana, al menos no esta bebida, y por lo tanto no será nunca tan pura como la que puedes hacer en casa.

Té Kombucha Carrefour

Hasta donde sabemos, Carrefour no dispone de de Kombucha en su marca blanca. Si que puedes encontrar en algunos de sus establecimientos marcas como Komvida, en botes de 25 cl. por unos 2€.

Komvida

El Kombucha de Komvida tiene un proceso de fermentación natural de entre entre 2 y 4 semanas con ingredientes de la mejor calidad como el té verde ecológico, el azúcar de caña y el agua mineral.

No está pasteurizada, no contiene gas, ni azúcar añadido y se presenta en un frasco de cristal.

Lo bueno de Komvida es que puedes comprar pack de 3 o más botellas con diferentes sabores y así probar diferentes frutas.

Los ingredientes de su kombucha de manzana, canela y vainilla son: Agua, azúcar de caña ecológica, té verde ecológico (2%), cultivo de kombucha (simbiosis de microorganismos y levaduras). Segunda fermentación con manzanas, vainilla y canela.

El azúcar que añaden en su preparación es consumida casi en su totalidad durante el proceso. Komvida solo contiene el 2% de azúcar residual.

Captain

Captain Kombucha está hecha a mano en una fábrica de Portugal. Quienes la han probado opinan que es deliciosa y burbujeante. Cada botella se produce con el cultivo de cepas únicas de capitán Kombucha con ingredientes BIO.

Contiene probióticos, no está pasteurizada, no tiene antioxidantes ni enzimas, tampoco lleva colorantes, edulcorantes y está libre de gluten.

En su lista de ingredientes vemos: Agua filtrada por ósmosis inversa, pure live kombucha culture (bacteria y levadura), te verde ecológico, azúcar de caña ecológico (transformado en la fermentación), extracto de té con certificado ecológico.

Puedes encontrarla de sabor original o con sabor piña melocotón.

kombucha casero

Cómo hacer Kombucha en casa

Puedes encontrar Kombucha embotellado muy fácilmente, pero si prefieres hacer Kombucha casero, toma nota de la preparación.

  • En una cazuela por 24 gramos de té verde, o negro, el que más te guste. Lo importante es que sean naturales, que no tengan ningún tipo de sabor.
  • Añade 1 litro de agua hirviendo y deja reposar 10 minutos. Posteriormente cuela en un recipiente.
  • Añade 240 gramos de azúcar de caña y mueve. No te asustes de la cantidad de azúcar, esa cantidad es para alimentar a los hongos. Después de la fermentación, apenas quedará nada.
  • Pasa el líquido a un bote de cristal y añade 2 litros más de agua filtrada. Procura que sea bastante grande para que te salga bastante cantidad y para que los hongos tengan espacio.
  • Tapa con un trapo y deja enfriar.
  • Llega el momento de añadir al bote un Scoby.

Los Scobys son las culturas de hongos que se usan para hacer el kombucha. El tamaño del Scoby depende del diámetro del bote en el que haya estado metido. Siempre que haces Kombucha se crea uno nuevo, así que siempre tendrás uno para tu siguiente preparación.

¿Dónde se puede conseguir un Scoby?

Pues si es la primera vez que lo haces y conoces a alguien que ya haya hecho Kombucha, posiblemente tendrá de reserva. Si no es así puedes comprarlo por Internet. Solo tendrás que comprarlos o pedirlos una vez. Para las siguientes ya tendrás tus propios Scobys.

Después de este inciso, continuamos con la preparación.

  • Coge el Scoby y mételo dentro del bote con tu preparación de té. No te asustes si ves que flotan, se van al fondo, o cambian de color, todo eso es normal. En el caso de que veas que le sale hongo por encima, entonces sí tendrás que deshacerte de él y volver a empezar.
  • Para que Scoby esté como en casa, echa en el bote un vaso del Kombucha anterior. Si es la primera vez y no tienes, lo habrás comprado, así que añade el líquido que traiga.
  • Y para terminar, tapa con un paño, nunca lo cierres de forma hermética porque necesita respirar. déjalo en un lugar fresco, y sin que le de la luz durante 2 semanas.
  • Pasadas las 2 semanas verás que ha nacido un nuevo Scoby. Toma ambos y mételos en otro bote con un poco de Kombucha antiguo hasta que cubra. Tapa el bote y déjalos hasta que los necesites de nuevo.
  • Si ves algo oscuro flotando en el frasco no te asustes, son levaduras y las puedes comer sin problema. Pero si te da reparo, quítalas del recipiente.

Ya puedes beber tu té Kombucha, pero si quieres puedes hacer una segunda fermentación. Y aquí es donde puedes añadir sabor con especias, zumo de frutas, frutas frescas o hierbas.

Si vas a hacer este nuevo proceso vas a necesitar varias botellas con cierre hermético. Como las de gaseosa antigua.

  • Con un embudo llena el fondo de cada botella con lo que hayas elegido para darle sabor. Y encima añade el Kombucha.
  • Deja espacio arriba y cierra.
  • Deja otros 10 días en un lugar fresco.
  • Recuerda meter las botellas de Kombucha en la nevera un rato antes de abrirlas para parar la fermentación.
  • Cuando esté fría, abre y pasa a un vaso con cuidado.
  • Listo para beber.

¿Qué puedes hacer con los Scobys sobrantes?

Cuando ya lo hayas hecho más de una vez tendrás más de uno almacenado en casa, así que puedes regalarlos a amigos que se quieren iniciar, usarlo para hacer un tipo de cuero vegetal, deshidratarlos para hacer golosinas naturales, guardarlos para tus próximas bebidas, licuarlos y añadir a batidos…

Otros contenidos que te pueden interesar:

Deja un comentario