Bodytonic de Garnier, mi opinión