La Mejor Crema de manos de Rituals: Opiniones


No me gusta echarme crema de manos.

Con perdón de la expresión, para mí es un auténtico coñazo.

Mira que me gusta a mi embadurnarme en potingues, aceites y cosas, pero no soporto la sensación de las manos llenas de crema.

Pero me pasa como con los brillos de labios y los cacaos, los compro como si no hubiera un mañana.

Pienso que mi subconsciente lo hace para que, de verlos por aquí y por allí, los use.

Pero no hay manera.

Y sé que las manos son de las primeras que empiezan a cantar los años por bulerías, que unas manos estropeadas dan muy mala imagen, y la sensación de tenerlas secas es muy incómoda…

Vamos que sí, que sí, que esta misma noche me pongo manos a la obra, nunca mejor dicho, y saco todos los botes de cremas que tengo y me comprometo conmigo misma a acabarlos todos, de aquí a finales de año.

Espero no arrepentirme de estas palabras el 31 de diciembre y hacer el ridículo delante de mí misma.

Y como sé que tengo que coger el hábito y sé que tengo que acostumbrarme, voy a hacerlo bien. Voy a empezar usando una crema de manos de Rituals.

Sí, yo es que cuando me pongo, me pongo, y entro a matar por la puerta grande.

Y si con una crema de manos de Rituals no soy capaz de echarme crema cada noche, me daré por vencida, y cuando mis manos estén como las de una vieja pelleja, me comparé unos guantes bonitos y santas pascuas.

¿Qué por qué voy a empezar por Rituals? Pues por varias razones.

La primera, porque necesito algo que se absorba rápido para que no me de por quitarme la crema de las manos con una toalla a los 2 minutos de haberla aplicado.

La segunda porque no sé si alguna vez has olido algo de Rituals pero… los olores de esta marca son de otro mundo.

Y la tercera porque me vino en el calendario de Adviento del año pasado.

Así que, lo dicho, esta noche empiezo.

Así que me veo en la obligación de parar aquí este artículo, dejarlo sin acabar, y retirarme a deliberar, como en los juicios de crímenes brutales, para poder probarla varios días y volver a contarte si la prueba ha sido superada o no.

No te preocupes que no va a ser mucho. En nada estoy de vuelta y te cuento todo lo que sé que te interesa sobre la crema de manos de Rituals.

opinión de la crema de manos rituals

🙌 Crema de manos Rituals

¿Has visto que pronto se ha pasado?

Ya estoy aquí de nuevo. 3 días después con mi veredicto.

Te recuerdo de forma rápida que en mi propuesta de aplicar crema cada día, antes de que sea demasiado tarde y mis manos se llenen de años, mi elección fue para la crema de Rituals of Jing porque intuía que me dejaría buen sabor de manos.

No me equivoqué.

Sí, sé que 3 noches no es tiempo suficiente como para dar mi reto por superado, pero es que tenía que contarte que me parece la crema.

No te iba a dejar aquí esperando un mes.

Así que te cuento mis primeras impresiones con ella y ya luego por Instagram te iré contando cómo sigue la cosa, y si sigo aplicada en el cuidado de mis manos.

El caso es que estoy contenta. Muy contenta.

La crema de manos Rituals es una crema que, según dice la propia marca, te impregna todos los días de tranquilidad espiritual y atención plena a través del relajante Ritual of Jing.

Es un bálsamo de manos que devuelve la hidratación y nutrición de las manos secas y estropeadas gracias a las propiedades de la Glicerina. Combina además el aroma y beneficios del Loto Blanco y del Yi Yi Ren, usados habitualmente en la medicina china.

Es apta para todo tipo de pieles, especialmente para las manos muy secas más estropeadas.

Y empiezo mi opinión diciendo que Rituals, nunca defrauda.

👩‍⚖️ Opinión

Una de las cosas que más me gusta de Rituals es que, gracias a sus productos, nos hace ver que podemos disfrutar inmensamente de un simple baño cálido y reconfortante, que podemos crear una atmósfera hogareña con la rica esencia del incienso asiático, o impregnar nuestras manos con una crema que nos calma y repara de una forma sencilla y amable.

Con Rituals puedes encontrar la felicidad en los detalles más pequeños.

Y puede parecer exagerado, o místico, pero si piensas eso es porque todavía no has probado nada de sus productos.

Abrir algo de esta firma es concentrar los 5 sentidos en ese producto. Te lo digo de verdad. Y si aún eres virgen en esta marca te recomiendo que empieces por su línea Ayurveda. Otro nivel, ya te lo digo. Su olor te va a enamorar.

Pero a lo que iba.

Los productos de Rituals están inspirados en la sabiduría y las tradiciones antiguas de las culturas asiáticas, y están enriquecidos con unas fragancias características y únicas que han sido diseñadas y elaboradas por los mejores perfumistas del mundo.

Y te aseguro que algunos de sus olores tienen el poder de transformar tu ánimo. Sí que es verdad que tienes que poner de tu parte, centrarte en lo que estás usando y acariciarlo y olerlo y sentirlo, pero créeme que es casi una experiencia religiosa.

Bueno, dejemos esa última frase para las canciones.

Pero de verdad que aporta un confort y un bienestar que no todas las marcas logran.

Yo ya he probado algunas cositas y como te decía al principio, pensé que si alguien era lo suficientemente bueno como para que yo me echara crema todas las noches en las manos, ese era Rituals.

Y la cosa pinta muy bien.

Me pasó algo parecido con la crema corporal de banana de Organic Shop.

Las cremas corporales también tienen que pasar un filtro muy grande para que a mi me gusten y, hasta ahora, es la única, junto con la Ayurveda de Rituals, que ha pasado ese filtro con nota.

Volviendo a la crema de manos de Rituals, tengo que decir que me ha dejado bastante sorprendida.

Porque verás, la crema de manos, lógicamente, son el último paso antes de irme a dormir.

Bueno, técnicamente el ultimo, ultimo, es beber agua, pero en mi rutina de noche, acabo con las manos. He de decir que, del baño a mi habitación, hay 10 pasos mal contados, pues después de esos pasos, la crema ya está totalmente absorbida.

Alucinante.

Se absorbe tan rápido que teniendo en cuenta que tengo menos memoria que un Nokia 1100, ya me veo más de una noche sentada en la cama preguntándome si me la he puesto o no.

Aunque, por una vez, podré ganar a mi memoria gracias al olfato, porque el olor que deja en las manos saca de duda al instante.

Describir el olor, no voy a poder. Ya sabes lo torpe que soy para eso, pero mi madre diría que huele a limpio.

Sí, es algo así. Tiene un sutil aroma, imagino que a los extractos de plantas que lleva, pero que yo soy incapaz de descifrar.

Lo que sí puedo decirte es que huele tan bien y es tan delicada al tacto que no me extrañaría nada que acabaras con una en el bolso, otra en la mesita de noche, y otra en tu lugar de trabajo porque no cuesta nada ponérsela.

Y te lo dice una que, hasta ahora, había tenido dificultades para ser constante con las cremas de manos.

Si nos paramos en sus ingredientes vemos que:

  • Tiene algún alcohol graso, que son los que ayudan a proteger y suavizar sin dejar sensación grasa, como el Cetearyl alcohol, que además está autorizado en ecológico.
  • Glicerina, que tiene una altísima hidratación.
  • Tiene vitamina E, extracto de flor de loto y extracto de una especie de planta arbórea llamada ziziphus jujuba.
  • Tiene también ácido levulínico que ayuda a mantener la piel en buenas condiciones.

Así que ya ves, tiene todo lo necesario para nutrir, reparar, y que en pocos segundos la crema ya no esté.

El formato es otro gran acierto.

Me resulta muy sencillo usar las cremas sin tener que desenroscar ninguna tapa. Por no decir que me parecen más higiénicas, y que la crema sufre menos. Y el hecho de que sea de plástico permite que puedas terminar todo el producto sin problema.

Así que recopilando tenemos:

PROS:

  • Una crema que huele de maravilla.
  • Que se absorbe en segundos.
  • Que no deja sensación grasa ni pegajosa.
  • Que tiene un formato cómodo de usar.
  • Que nutre y repara las pieles secas.
  • Y que tiene una cantidad considerable como para que te dure varias semanas.

CONTRAS:

  • Crea adicción.

¿Qué más le puedes pedir a una crema?

Yo, me doy satisfecha con todo eso.

Y sé que va a ser la primera crema de manos que acabe por completo.

También quiero darte un consejo de amiga antes de terminar.

Si tienes que hacer un regalo, cuando sea, y no sabes muy bien qué regalar, plantéate obsequiar con Rituals a esa persona especial. No hay mejor forma de mostrarle que hay felicidad en los momentos más cotidianos del día.

Y antes de acabar del todo, quiero recordarte, por si aún no lo has hecho, que te suscribas al blog antes de comprar tu crema. Hay mucho contenido interesante que no te puedes perder.

Y si quieres hacer compras ahorrando un poco de pasta, pásate por mi canal de Telegram para beneficiarte de descuentos en cosmética y maquillaje.

Todo te lo doy gratis, así que no sé qué haces si no estás todavía en mi equipo.

Si ya lo estás, gracias.

Y gracias por haber dedicado un ratito de tu tiempo en leerme.

Pasa buen día.

Deja un comentario