BC Hyaluronic de Schwarzkopf

Mira que pruebo yo cosas para el pelo. Y mejor ni te cuento la cantidad de potingues que tengo, para que no me llames loca del moño ya en la primera línea.

Pues fíjate que ni así, y teniendo el arsenal de champús para el cabello que tengo, me había dado todavía por probar un champú micelar.

Aguas micelares para el rostro tengo otras tantas, pero ¿para el pelo? No me cuadraba mucho.

No sé, muchas veces una piensa que mientras que el champú haga espuma y limpie, y que el acondicionador acondicione, pues como que ya estaría.

Grave error amiga.

En esta ocasión me tengo que llevar la contraria a mi misma por haber dejado de lado este tipo de champús.

Y es que te voy a decir una cosa.

Si quieres pasar a otro nivel, usa un champú micelar.

Eso sí, no te vayas a estrenar con uno de supermercado de periferia porque entonces no vas a notar nada y vendrás a decirme que soy una exagerada.

Hazlo con una buena marca.

Si me lees por aquí de forma frecuente ya sabes que tengo 3 o 4 firmas de cabecera que son las que hacen que tenga un buen pelo.

Una de ellas es Schwarzkopf (menos mal que la reseña es escrita y no en podcast porque podría estar media hora pronunciando el nombrecito).

Y es que siempre que consumo algo de esta firma, a mi pelo le sale una sonrisa transformada en forma de pelazo.

Es lo más parecido a ir a la peluquería que he encontrado.

Su línea Gliss Liso Asiático es una pasada.

Por no hablar de Ultimate Repair, que también me parece que hay que tenerla muy en cuenta para recuperar la salud del cabello.

Aunque ahora que lo pienso, la línea Osis+ suave y liso me dejó flipando. De hecho, su spray para proteger el cabello de planchas y secadores es el mejor que he probado hasta ahora.

Pero en esta ocasión he elegido esta marca para probar un champú micelar.

Mi cara de asombro en cuanto que lo usé no te la puedo enseñar, pero el pelo sí.

Y no voy a decir nada, mejor juzga tú el aspecto de mi pelo.

opinión champú bc Schwarzkopf

⭐ Champú micelar Hyaluronic Moisture

A estas alturas de la película no voy a contarte que utilizar el champú adecuado para tu tipo de pelo es lo que marca la diferencia entre un pelo normal y un pelazo.

Cada champú refleja las diferencias que cada una de nosotras tenemos en el pelo.

El truco está en comprar el adecuado.

Anda que he descubierto la pólvora yo, ¿eh?

Pero ya me entiendes, ¿no? Si tienes un pelo graso no te va a funcionar uno que está indicado para pelo seco.

Eso es de primero de párvulos.

Pero sí que muchas veces nos dejamos llevar por una recomendación, o por el packaging colorido del producto, y no estamos aplicando lo que nuestro pelo está demandando.

Luego con decir que el champú es una castaña pilonga lo arreglamos.

Así que una vez sepas si necesitas hidratación, algo para el cuero cabelludo sensible, para la caída, el liso, el rizo, o el pelo extremadamente dañado, ya solo tienes que elegir la línea para ese tipo de problema.

Después de esta «masterclass», te cuento que yo últimamente estaba sintiendo el cabello algo seco y sin vida.

Yo creo que el confinamiento y esta pandemia está afectando en cierto modo a mi piel y a mi pelo, y por eso me decanté por el que pensaba que mejor me iba a funcionar ahora mismo.

Un champú indicado para pelos deshidratados que limpia en profundidad pero de forma suave mientras que hidrata intensamente y deja una apariencia sana.

Y por si te estás preguntando, ¿qué es un champú micelar? vamos a por la segunda clase.

Funcionan como las del agua con la que te desmaquillas.

Atrae y atrapa la suciedad del cabello para eliminar contaminación, grasa, impurezas, y dejarlo más limpio que la patena.

Los beneficios de usar un champú micelar son:

  • Una limpieza suave.
  • Una hidratación intensa y duradera.
  • Prevenir la deshidratación.
  • Un cabello más suave, brillante y manejable.

Si yo ahora mismo te digo que se ha convertido en mi champú favorito igual no me crees, o piensas que sea para tanto. Por eso me da rabia no haber tenido la idea de hacer una foto del antes y el después de usar este champú.

No es que lo tuviera mal.

De hecho, nunca lo tengo mal, mi última peluquera decía que tenía -o tengo- muy buen pelo, pero sí que se ha notado como ha pasado a estar mucho más sano, más brillante y más sedoso.

Otra de las cosas que hay que destacar, tanto del champú como de la mascarilla, es que huelen que te mueres.

Yo no sé describir olores.

Solo se decir si algo huele fresquito, o es empalagosito.

Y luego están los olores que dan dolor de cabeza.

Pero no sé describirlos.

Si lo hiciera para ganarme la vida, llevaría años en la más absoluta miseria. Así que vas a tener que creerme sin más.

Aunque prefiero que los pruebes a que me creas, para que tu misma te des cuenta que no todos los productos capilares son iguales y que un buen champú, marca una tremenda diferencia.

opinión mascarilla bc Schwarzkopf

⭐ Mascarilla BC Hyaluronic Moisture Kick

Era evidente que la mascarilla no podía dejarla pasar.

¿Qué sería de mi pelo si no usara mascarilla?

Pues que no me lo podría ni peinar.

Se me enreda mucho, y tal y como tenía el pelo, me hacía falta algo que me aportara un chute de hidratación.

Pero además de eso he encontrado resistencia, brillo y cero electricidad estática.

Vamos que he pasado a lucir un pelo suave, brillante, hidratado y lleno de elasticidad.

Y es que cuando el cabello está falto de hidratación, se nota en la falta brillo y elasticidad, y es más difícil de manejar. Por no hablar de lo quebradizo que se vuelve.

Así que me pareció la mascarilla perfecta como tratamiento rápido, porque gracias a su derivado de ácido hialurónico actúa como un agente hidratante muy eficaz que crea una hidratación duradera.

Sí, el ácido hialurónico no solo juega un papel importante en la piel, en el pelo llega a reequilibrar el nivel de hidratación y del cuero cabelludo, y junto a la Tecnología Cell Perfector (que suaviza la superficie capilar y proporciona suavidad, manejabilidad, elasticidad y brillo), estamos ante una formulación perfecta para cuidar la melena.

Si me admites el consejo, yo suelo aplicar la mascarilla antes de lavar el pelo.

Es un truco que aprendí hace años, y desde que comprobé que me funcionaba mucho mejor, que se me enredaba menos el pelo, y que me quedaba mucho más suave, no he vuelto a hacerlo como se supone que se tiene que hacer, a no ser que lleve mucha prisa.

Es muy fácil.

Te la pones por todo el pelo (evitando la raíz si la tienes muy grasa), te recoges el pelo, y la dejas todo el tiempo que quieras o puedas (esto puede ir de 20 minutos a 5 horas), depende del tiempo que tengas.

Verás como la sedosidad llega a límites insospechados.

Para acabar me gustaría decirte que yo me he decantado por la línea BC Hyaluronic Moisture Kick de Schwarzkopf porque me llamó mucho la atención, porque quería probar el champú micelar, y porque pensaba que era el que mejor me iba a funcionar por como tenía mi pelo en ese momento.

Y no me equivoqué.

Ahora noto mucha más limpieza y una hidratación profunda que salta a la vista y al tacto.

Pero tienes infinidad de líneas para proteger el color, el cuero cabelludo, los cabellos ásperos… y además cuenta con novedades entre las que yo ya me he apuntado algunas, como los productos para embellecer el pelo con Q10, o su línea especial para cabello rubio.

Si te digo la verdad, me los compraría todos.

Estos de Schwarzkopf me van a llevar a la ruina.

Y si quieres seguir viendo los próximos productos que pruebo puedes suscribirte gratis al blog.

O puedes seguirme por Instagram.

Allí, enseño muchos productos capilares.

Enseño mucho de todo en general.

Y en Telegram, tengo un canal con descuentos y ofertas diarias en cosmética y maquillaje que vas a alucinar.

Deja un comentario