Cómo ir a la moda con tallas grandes

Ofertas de hasta el 70% en maquillaje y cosméticos

¿Se puede estar guapa con una talla 48?

Sí, por supuesto.

Y con una 54 también.

Si mi opinión te sirve de algo te diré que veo una gran diferencia entre ser guapa, estar guapa, o sentirse guapa, independientemente del tallaje que tengas.

Ser guapa es una lotería genética que no todas tienen la suerte de ganar.

Que dicho así parece que me estoy poniendo a mí misma de bella, ¿verdad? Bueno, el premio gordo no me tocó, pero sí que mis padres acertaron algunos números.

Y no creas que digo esto porque sea un bellezón, sino porque con el tiempo he aprendido a sacarme partido con lo que siempre ha sido mi pasión, el maquillaje. A base de errores, ahora sé corregir lo que menos me gusta y sé cómo potenciar lo más bonito.

También aprendí, después de la etapa adolescente, que es más bonito insinuar que enseñar, que comprar una talla menos no estiliza, y que llevar algo que está de moda aunque no me favorezca, no es una buena opción.

Y lo más importante, he aprendido a quererme con virtudes y defectos.

Pero más allá de ser guapa, lo realmente importante en la vida es sentirse guapa.

Si tu estás cómoda y a gusto con tu cuerpo, tengas una 34 o una 48, te dará igual si te dicen canija o gorda.

Y de eso tiene una gran parte de culpa la ropa que vestimos.

Recuerdo que cuando yo era adolescente tenía una amiga que tallaba, si no recuerdo mal, una 46-48 con 20 años.

¿Complejos? No tenía ninguno.

De hecho, bromeaba con mucho arte de sus kilos de más. Y lo importante es que estaba sana.

La parte mala venía cuando íbamos de compras o necesitábamos comprar una prenda determinada.

Por lo general nunca encontraba nada que le gustara.

Todo era oscuro, ancho, sin estampados… aburrido.

Demasiado triste para una niña de esa edad.

Tenía la suerte de que su madre sabía coser y le hacía algunos vestidos para salir con nosotras y para ir a clase representando la edad que tenía, y no la de su tía solterona del pueblo.

Por circunstancias, mi amiga Lourdes, se fue de la ciudad y no volví a saber mucho más de ella.

Ya sabes, en aquel entonces ni Whatsapp, ni Instagram, ni Facebook, solo había llamadas de vez en cuando, y desde un fijo, que fueron yendo a menos.

Pero imagino que hoy será feliz porque la industria de la moda ha dado un giro de 180 grados, y ahora se tiene en cuenta a esas mujeres rellenitas, gordas, orondas, gruesas o anchas, como quieras llamarlas, y se piensa en ella a la hora de vestirlas.

Hay firmas importantes incluso, que tienen su propia línea curvy y presentan colecciones lindisimas cada temporada.

Cierto es que aún hay marcas que quieren promover un movimiento curly para subirse al carro de las moderneces, pero que luego no cumple con el tallaje de lo que debería ser una 48 por ejemplo. Pero por suerte, cada vez, contamos con más tiendas con amplias colecciones para mujeres reales.

Mujeres que son sexys y guapas en una talla 38, 48, o 58.

Mujeres que se quieren y por eso necesitan ropa juvenil, bikinis, vestidos bonitos, e incluso minifaldas.

moda tallas grandes

Ropa de mujer en tallas grandes

Donde más flaqueaba siempre la moda de tallas grandes para mujer era en los vestidos.

Hoy día los encuentras en colores vivos y estampados sin ningún problema.

Mi amiga Lourdes si quería un vestido amarillo de lunares tenía que comprar la tela y pedirle a su madre que se lo hiciera.

Hoy no todo es negro y gris. Hay un mundo de color.

Pero ¿te parece bien si te doy algunos consejos para lucir como una diva?

Sí, ¿verdad?

Eso nunca viene mal.

A veces pensamos que todo está permitido y tampoco es eso.

Piensa en Demi Ruso.

Estoy segura que las túnicas setenteras llenas de dibujos abstractos le hacían parecer más grande de lo que era.

Así que toma nota.

  • Los vestidos con cintura ceñida y caderas amplias te beneficiarán muchísimo.
  • Si te gustan los estampados utiliza los que aporten verticalidad. Por ejemplo las rayas. O si te molan las flores o los topitos, procura que sean pequeños. Una cosa es que puedas ponerte lo que te salga de las narices y otra es ir como Homer Simpson cuando era gordo ¿te acuerdas? ese estampado de flores enormes, como que no.
  • Los pantalones rectos son ideales para hacer las piernas más bonitas.
  • La ropa interior juega un papel fundamental. Si llevas unas braguitas que no se ajustan bien y que se clavan en el michelin, eso se va a ver multiplicado por 2 fuera del vestido. Usa fajas, o bragas altas, de tu talla, para que no se vea a través de la ropa costuras y michelines más apretados de la cuenta.
  • Los zapatos, otros grandes aliados. Procura que terminen en punta y que el empeine no sea muy alto. Evita los zapatos de pulsera, y siempre que puedas llevar tacón que sea de 4 o 5 centímetros.

Por otra parte, piensa que hay ciertas formas de vestir que disimulan la barriga. El blazer es una gran opción para esconder la pancita, y es una de las más sexys y elegantes que puede tener una mujer en su fondo de armario. Pero mantente alejada de los blazers cruzados porque esos no te sentarán demasiado bien.

Busca uno a la altura de tus caderas, de forma entallada para que marque la silueta.

Y ten en cuenta los colores que mejor te sientan.

Los colores sólidos como el negro estilizan la figura, los más llamativos como el fucsia, amarillo limón, o verde hierba alegran la figura. Siempre y cuando se elija el corte de prenda adecuado. Y los blancos y cremas son frescos.

Si me permites el consejo, siempre que tengas un evento, elige un vestido con mucho vuelo.

Te verás estupenda.

Para terminar me gustaría decirte que, a veces, el error que bajo mi punto de vista se comete, es que no se le presta atención al look.

Es decir, como tienes alguna talla de más, te pones lo primero que pillas y entras en una dejadez que hace que cada vez te sientas peor contigo misma.

No compras porque tienes en mente adelgazar algún día y no quieres “malgastar” el dinero, pero el momento es ahora.

Tienes que verte bien hoy y en eso te puede ayudar, y mucho, la ropa.

Llena tu armario de minifaldas, vestidos, blusas y renueva tu ropa interior.

Si no quieres gastar demasiado en prendas, hazlo en accesorios, te vas a ver mucho más arreglada y eso te hará sentir bien.

Regálate un buen bolso, ten colgantes y collares bonitos para terminar tu look de cada día. Usa zapatos de esos que quitan el hipo y hazte la manicura cada semana.

Si a eso le añades unos buenos labios rojos, tienes aseguradas las miradas por la calle.

La clave para todo es la aptitud.

Estás a un solo clic de irte de compras para empezar tu vida siendo el mujeron que eres, pero que todavía no sabes.

Otros contenidos que te pueden interesar:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Deja un comentario