Kefir de leche, ¿qué es y para qué sirve?

Kéfir significa ‘bendición’ en turco y es una bebida fermentada que se lleva consumiendo desde hace miles de años en la zona del Cáucaso.

La leyenda dice que Mahoma se lo regaló a los monjes ortodoxos del Cáucaso, a quienes explicó cómo usarlo, con la condición de que no desvelarán el secreto de su preparación o podría perder su poder.

Se dice que es la responsable de la gran longevidad entre sus gentes, por lo siempre se le ha considerado como un elixir de larga vida.

Aunque más allá de leyendas, lo más seguro es que fuera descubierta por algún pastor al conservar la leche y encontrarla agriada en un zurrón de cuero o estómago de animal.

beneficios del kefir de leche

La lactosa de la leche del kéfir se transforma en ácido láctico y se produce además dióxido de carbono y alcohol en una pequeña cantidad, alrededor del 1% al 3%. Sus gránulos o nódulos parecen una coliflor pero en realidad son más blandos y gelatinosos.

La kombucha es otra bebida fermentada que no guarda relación con el kéfir, pero que se confunde muchas veces denominándose “kefir de té”.

Existe el kéfir de agua y el de leche. Este último es el más extendido ya que tiene cierto parecido al yogur, aunque cada vez son más las empresas que comercializan los dos. Se puede realizar tanto con leche de vaca, de cabra, o de oveja. Incluso con otras bebidas, como batido de soja, agua de coco y zumos naturales.

El kéfir sirve, principalmente, para contrarrestar ciertas dolencias de la salud, como problemas intestinales y digestivos. Y como es probable que todo esto te suene a chino, en este post vas a encontrar cuáles son las propiedades del kéfir, cómo se hace y cómo tomarlo.

Propiedades del kéfir de leche

Es un buen protector de toxinas para el organismo y el sistema inmunológico. Posee numerosas proteínas y minerales como el potasio o el calcio y vitaminas del grupo B.

Presenta una multitud de propiedades beneficiosas para la salud del tránsito intestinal, facilitando la digestión y problemas como el estreñimiento.

Se han realizado algunos estudio científicos en animales, que confirman que el kéfir posee propiedades antioxidantes y antienvejecimiento. Pero queda por demostrar que sea igual de efectivo en humanos.

¿Qué beneficios tiene?

Nos gustaría destacar en este post algunos de sus principales beneficios, tales como:

  • Problemas digestivos.

Ayuda a paliar diferentes malestares relacionados con el aparato digestivo, como puede ser el estreñimiento.

Debe colarse en las siguientes 24 horas del inicio de su fermentación, para obtener propiedades laxantes que mejoren los síntomas del estreñimiento.

Si el problema es la diarrea, debes dejar el kéfir por más de 24 horas para que éste se vuelva más ácido y sus propiedades se vuelvan astringentes.

  • Presión arterial y colesterol.

Ayuda a disminuir la presión arterial y las concentraciones de colesterol así como la concentración de triglicéridos.

  • Osteoporosis.

Su acción sobre el sistema óseo gracias a su vitamina K2, tan necesaria para el metabolismo del calcio, sirve para evitar los riesgos de la osteoporosis y la descalcificación. Le aporta fuerza a nuestros huesos evitando así fracturas y daños en los mismos.

  • Refuerzo para las defensas.

Sus vitaminas y minerales ayudan a fortalecer el sistema inmunitario y expulsar las toxinas del organismo.

  • Asma y alergia.

Posee propiedades antiinflamatorias lo que lo hace muy útil en casos de reacciones alérgicas o de asma.

  • Diabetes.

Ayuda a disminuir los niveles de glucemia y de hemoglobina glicosilada, así que es una bebida perfecta para todo aquel que padece diabetes.

  • Para adelgazar.

El kéfir no adelgaza pero ayuda a mejorar el funcionamiento de la flora bacteriana impidiendo la acumulación de grasas. Por lo que es un buen aliado para añadir como complemento a una dieta sana y una actividad constante para adelgazar.

Contraindicaciones

Sus beneficios superan sus contraindicaciones, pero tenerlas, las tiene.

  • No debes tomarlo si has sufrido de candidiasis. Es mejor que consultes primero con tu médico.
  • No deben tomarlo las personas que padezcan de estómago, o las que toman medicamentos inmunodepresores o son sensibles al consumo de levaduras.

¿Cómo cuidar el kéfir?

Para evitar que se mueran los granos de kéfir mételos en leche. Así de fácil. Estos granos no morirán mientras que estén consumiendo el azúcar de la leche. Verás cómo se multiplican.

También puedes meterlos en un recipiente con leche fresca y llevarlo a la nevera. De este modo el proceso es más lento y los granos se «duermen». Al hacerlo de esta forma, te durarán una semana.

Personalmente, a modo de consejo, te diría que no acumules grandes cantidades de kéfir. Es algo fácil y sencillo de hacer así, que para qué acumular demasiado.

Piensa que cada 48 horas vas a tener una nueva remesa, así que es innecesario exponerte a beber kéfir acumulado de muchos días.

¿Cómo tomar el kéfir?

Lo puedes tomar de mil formas, y he seleccionado unas cuantas recetas con kéfir para que las incluyas en tu dieta.

kefir de leche casero

  • Con frutas.

Mezcla unos 300 ml de kéfir de leche con la fruta que más te guste y tendrás un desayuno o una merienda espectacular. Incluye cereales y una pequeña cucharada de miel. ¡Exquisito!

  • Bebida.

Si te gusta a qué sabe o ya te has acostumbrado puedes tomarlo directamente. Igual que cualquier bebida. Tiene un sabor muy ácido así que puedes endulzarlo un poco de manera natural con miel.

  • Tortitas.

¿Te atreves a hacer unas tortitas? Con 200 gramos de kéfir de cabra, 160 gramos de harina, 30 gramos de aceite de oliva, 30 gramos de azúcar o edulcorante, 2 huevos grandes y media cucharadita de levadura tienes las tortitas más deliciosas que jamás hayas probado.

  • Crema.

En un recipiente añade 3 calabacines ya cocidos, 200 ml de kéfir de leche, 50 gr de queso 0%, una cucharada de mantequilla de cacahuete, una pizca de sal y aceite. Una crema deliciosa para tus cenas saludables.

¿Dónde comprar el kéfir de leche?

La compra de kéfir puede variar de un país a otro. Hay algunos países en los que lo puedes encontrar en las estanterías de los supermercados como otro producto más.

En caso de que no sea así, siempre tienes la opción más fácil y cómoda, comprar kéfir en Internet. Eso sí, siempre debes asegurarte que el producto esté en óptimas condiciones.

En internet tienes a golpe de click kéfir de leche, kéfir de agua , e incluso kits de kéfir con todo lo necesario para que no te falte nada si es la primera vez que lo preparas.

como tomar kefir

Kéfir de leche de Mercadona

Tal y como comentábamos en el punto anterior, hay supermercados que disponen de esta bebida. El kéfir de Mercadona es uno de lo mejores que vas a encontrar, ya que tiene un sabor suave y no tiene conservante ni aditivos. Entre sus ingredientes encontramos:

  • Leche pasteurizada de vaca
  • Nata
  • Leche en polvo desnatada
  • Fermentos lácticos de Kéfir (Cepas de probióticos)

Pastoret o Danone, también comercializan Kéfir de buena calidad, pero las opiniones de los usuarios recalcan que el de Mercadona, es más bueno y económico que otros.

Una de las ventajas del kéfir de Mercadona es que al ser líquido lo puedes llevar y tomar cómodamente fuera de casa, pero ten en cuenta que solo aguanta 4 horas fuera de la nevera.

El precio del Kéfir del Mercadona ronda entre el 1,20€ al 1,45€ para un bote de 500 gr.

¿Cómo hacer kéfir de leche?

Lo más difícil del proceso es conseguir los granos de kéfir de leche. Si no tienes, porque es la primera vez que haces, puedes comprar los gránulos en Internet.

Una vez los tengas, mételos en un recipiente de vidrio con leche y déjalo fuera de la nevera durante un par de días.

Mientras que está fermentando verás que el kéfir y el suero empiezan a separarse. El suero es de color amarillo. Para que te hagas una idea, te debe quedar como el líquido que queda encima de cualquier yogur.

Cuanto más tiempo fermenta más agrio se vuelve. El tiempo de fermentación varía dependiendo de la temperatura ambiente, la cantidad de granos de kéfir y la cantidad de leche. A más calor, más granos y menos leche, por tanto más rápida es la fermentación.

Para sacar el kéfir, cuela los granos con ayuda de un colador de acero inoxidable.

Una vez sacados, guardarlo en la nevera. Si lo guardas, el proceso de fermentación sigue y cada vez se hará más agrio.

Recuerda no tirar los gránulos de kéfir. Guárdalos en otro recipiente con leche para poder repetir el proceso.

También se puede hacer kéfir con la leche de coco, con leche de almendras, y con zumos.

Si los vas a usar para fermentar los zumos ten en cuenta que los granos pueden ser perjudicados en el proceso, así que ten siempre granos de sobra. Pero no te preocupes porque una vez que empieces a hacer kéfir verás cómo se multiplican rápidamente y siempre tendrás de sobra.

Pasa igual que con los Scobys de la Kombucha.

kefir de leche

¿Cómo hacer kéfir de agua?

Hacer kéfir de agua es muy sencillo.

Llena un recipiente con un litro de agua e introduce 4 cucharadas de gránulos de kéfir, medio limón, 40 gr. de azúcar, y 20 gramos de pasas, higos, o lo que prefieras. Agita para que se mezclen bien.

No cierres el recipiente herméticamente porque en la fermentación se producirá gas. Evita también que el frasco o recipiente no tenga ningún elemento de metal en el cierre.

Deja que repose dos días mínimo y tres máximo a temperatura ambiente (entre 15º y 30º).

Pasado este tiempo abre el recipiente y separa los gránulos de la bebida con la ayuda de un escurridor de plástico.

Conserva la bebida uno o dos días dentro de la nevera y así puedes tomarla cuando te apetezca.

Otros contenidos que te pueden interesar:

Deja un comentario