Cómo elegir planchas de pelo

La primera vez que me alise el pelo usé una plancha de planchar.

No te rías.

Te lo digo de verdad.

Es que yo ya tengo más años que un bosque.

Bueno, si tú eres del mismo bosque, es posible que también lo hayas hecho alguna vez.

Era muy típico en los 90.

En los 90 bebíamos Fruitopia, oíamos música en un Discman y nos planchamos el pelo con una plancha de la ropa.

¡Qué tiempos!

Total, que puse la cabeza sobre la mesa de la cocina, y mi padre, ¡mi padre!, empezó a cepillarme el pelo y a pasarme la plancha mechón a mechón.

Mi madre no quiso participar.

Según ella me estaba quedando loca de la cabeza.

Según yo, mi pelo era el más horrible del instituto porque tenía una onda espantosa que no servía para nada, y lo hubiera hecho aunque me hubieran dicho que me iba a quedar calva.

Y mi padre…

Mi padre, simplemente se limitó a cumplir órdenes.

Recuerdo que fue una Nochebuena.

Yo quería, con esos pocos años que tenía, ser la reina de la fiesta, de mi primera fiesta, y no iba a poder serlo si no llevaba mi larga melena tan lisa como las cabelleras de las japonesas.

Y por si te lo preguntas, sí, todo salió bien.

Mi pelo quedó perfecto, no se me quemó, no pasó nada raro, mis amigas fliparon con mi melena y bueno, no sé si llegué a ser la reina de la fiesta, pero si no lo fui, poco me faltó.

Obviamente, después del éxito, yo quería plancharme el pelo todos los días.

Cosa en la que mi padre no estaba demasiado de acuerdo.

Más que nada porque le hubiera tocado a él hacérmelas cada día.

Así que, tras una breve junta familiar, me compraron una plancha muy mona pero muy inútil.

También es verdad que yo, por aquel entonces, tenía un pelo muy rebelde, muy raro, nada me quedaba bien, y como ya te he dicho, ni liso ni rizado.

Así que la plancha de pelo, entre lo mala que era, y la rebeldía de mi pelo, poco podía hacer la pobre.

2 horas cada día intentando que me quedara igual de liso que aquella Nochebuena sin éxito alguno.

Todo un trauma para una niña de 13 o 14 años.

Menos mal que con los años todo ha cambiado.

Mi pelo, mis planchas, la forma de tratarlo y cuidarlo, y la suerte de tener páginas con comparativas de planchas de pelo son una gran ayuda a la hora de saber escoger bien una plancha de pelo.

No hay nada como que alguien que sepa te diga cuál es la mejor, por qué, qué características tiene, etc.

Porque yo no sé si a ti te pasa, pero cada vez que hay que renovar la plancha y te pones a mirar, acabas más liada de lo que empiezas.

Esa es la parte mala de que haya tanta variedad.

Yo, a lo largo de mi vida he comprado bastantes planchas de pelo, y por eso quiero aportar mi granito de arena en esto de la elección de una herramienta tan útil como esta.

Así que te voy a dar los consejos que yo suelo mirar cada vez que tengo que renovarla.

como elegir planchas

La pregunta sería algo así como…

🤔 ¿Qué debo tener en cuenta para comprar una plancha para el cabello?

Hace años, mi respuesta hubiera sido; que sea rosa, bonita y quede guay en el tocador.

Por suerte, además de mi pelo, mi criterio también ha cambiado.

Ahora son otras cosas las que hacen que me decante por una u otra. En concreto 5.

🔌 La longitud del cable

Igual te parece una tontería pero no lo es. A veces el enchufe no está tan cerca como nos gustaría. Si viajas a menudo y la llevas contigo, sabrás a lo que me refiero.

Si vas a peinar a alguien también es más fácil con un cable largo. Y ai eres profesional necesitas metros de cable.

Y la verdad, que aunque tanta cantidad de cable sea engorroso para guardar, una plancha con poco es una maldición. De hecho, yo me he dado cuenta que la libertad no es más que tener un cable largo, cuanto más largo mejor, en la plancha de pelo.

💁‍♀️ El tamaño de las placas

Una vez compré unas planchas con las placas tan pequeñas que solo me servía para el flequillo. Así que me di cuenta que la versatilidad de la plancha dependía mucho del tamaño de sus placas.

Las de placas pequeñas van genial para viajes y para eso, para flequillos, pero no para alisar una melena tipo Rapunzel.

Las planchas de placas muy anchas sirven, casi exclusivamente, para alisar el cabello.

Pero si eres de las que las usa tanto para alisar como para ondular, entonces las placas que necesitas son placas largas y finas que sirven para ambas cosas.

⚙️ Los materiales

No cabe duda que es parte fundamental en la elección de las planchas.

Si compras una de gama media-alta te vas a dar cuenta que trabajan con cerámica porque mantienen el calor estable, tiene una gran durabilidad, y son más resistentes. El cabello resbala por las placas y al no haber fricción cuida mucho más el cabello.

La cerámica, a veces, se combina con otros materiales para obtener mejores resultados, como la turmalina, ya que tiene capacidad para generar iones negativos, y esta mezcla hace que apenas se dañe el pelo.

El mármol también se mezcla con la cerámica y con el titanio, que aporta durabilidad a la plancha de pelo. La gran ventaja de las placas de titanio es que se calientan mucho más rápido que otros materiales, y además con una sola pasada deja el cabello perfecto sin necesidad de ir repitiendo una y otra vez. Cosa que llevaría a un mayor maltrato del pelo.

🌡️ La temperatura

Algo a lo que no le echaba yo demasiada cuenta hasta que caí en que como tengo el cabello más bien grueso, necesito más potencia, sino, no me alisa bien el pelo.

Por lo general las planchas van de los 80º a los 230º. Hay algunas que se mantienen fijas en un par de temperaturas y otras que pueden personalizarse más. Así que ten en cuenta que si tienes un cabello fino, no vas a necesitar demasiada temperatura, pero si te pasa como a mí, vas a necesitar más calor.

Si la plancha dispone de varias temperaturas mucho mejor, porque así podrás ir probando cuál es la que más le conviene a tu cabello. E incluso podrás cambiar, dependiendo del peinado que vayas a hacer la temperatura.

⏱️ Cuánto tiempo tarda en calentarse

Otro punto que puede parecer tonto pero que tampoco lo es. Es muy importante si le vas a dar un uso profesional. Y es importante si siempre vas con prisas.

Yo he tenido planchas que he tenido que encender 5 minutos antes de peinarme. Menos mal que hay planchas que suelen tardar entre 8 y 40 segundos, y esos segundos son como el cable, dan vida, y libertad.

Y me gustaría darte otro pequeño consejo.

Las planchas nos deja pelazo, pero no dejan de ser agresiones externas a nuestro cabello, así que procura mantenerlo hidratado y no te olvides de aplicar protectores de calor antes de alisar u ondular el cabello.

Si tienes que usarla cada día, procura hacer una buena inversión, ya que además de durarte más años, tendrás la garantía de que va a dañar menos tu cabello.

Hay miles de tipos diferentes de planchas, así que piensa qué tipo de cabello tienes, con qué frecuencia la vas a usar y qué tipo de peinados vas a hacer con ella.

Esa es la mejor forma de acertar en la compra de una plancha de pelo.

¡Ah! Por cierto.

Como yo tengo pelo para 3 cabezas, a veces me olvido que hay muchas chicas con melenas muy cortitas.

Si estás entre ellas, haces bien, porque el pelo corto es tendencia.

A mí me cuesta cortar, pero he de reconocer que el pelo corto tiene mucho rollo, es más fácil de peinar y se seca antes.

Pero a lo que iba.

Si es tu caso, opta por planchas pequeñas.

Van a hacerte el trabajo mucho más fácil.

Pesan menos, se manejan mejor, y no necesitas tanta placa para alisar u ondular, así que no te hagas con una muy grandota porque te va a estorbar.

Aunque parezca mentira, hace años tuve el pelo corto, y fue entonces cuando salvé del cajón a la que solo usaba para el flequillo, las grandes me hacían ser torpe al peinarme.

Y nada más por hoy.

Bueno sí, decirte que te suscribas al blog si no lo estás ya.

Es gratis y vas a recibir mogollón de artículos interesantes en tu correo.

Y que si te gusta el mundo beauty te unas a mi cuenta de Instagram.

Por allí, hay contenido del bueno.

Te espero más abajo.

Deja un comentario